Los beneficios de la actividad sirven para todas las edades, pero sobre todo cuando hablamos de menores tenemos grandes beneficios:

  • Mejora la forma física, la función cardiorrespiratoria, la fuerza muscular y la masa ósea y, además, disminuye la grasa corporal y ayuda a mantener un peso saludable.
  • Mejora la salud mental: mejora la autoestima, reduce los síntomas de ansiedad y depresión y disminuye el estrés. Además es divertido y ayuda a sentirse más feliz.
  • Ofrece oportunidades de socialización y el aprendizaje de habilidades.
  • Aumenta la concentración, lo que contribuye a tener mejores resultados académicos.
  • Favorece un crecimiento y desarrollo saludable.
  • Mejora las habilidades motrices, la postura y el equilibrio.
  • Disminuye el desarrollo de factores de riesgo asociados a enfermedades crónicas en la vida adulta como enfermedades del corazón, hipertensión, diabetes tipo 2, hipercolesterolemia (colesterol elevado), obesidad u osteoporosis, ya que muchos de estos factores pueden desarrollarse en las primeras etapas de la vida.

 

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad