El calor invita al uso de un calzado cómodo, dejando gran parte del pie visible. Por ello, en muchas ocasiones, las personas miman más sus pies y la imagen de los mismos en los meses de verano. Así, con la llegada del invierno se abandona un cuidado que es igual de necesario para el bienestar de las personas.

Por ello, desde Farmacia Plaza La Catedral invitamos a nuestros usuarios a mantener una salud adecuada de los pies, ya que en estos meses del año son frecuentes la aparición de onicomicosis (hongos en las uñas), sabañones o eccemas. Como siempre hacemos, el primer paso que recomendamos es acudir a un especialista. En este caso, un podólogo será el encargado de examinar el pie, establecer un diagnóstico y pautar el tratamiento más acertado en función de las diferentes patologías.

No obstante, antes de llegar a que se produzcan lesiones en nuestros pies podemos adoptar medidas preventivas y eficaces:

1. Calzado.
Los zapatos deben ser cerrados para evitar el frío, pero no por ello deben estar muy ajustados, ya que esto genera llagas bastante molestas y dolorosas. No obstante, tampoco se debe tener un calzado demasiado holgado, ya que esto provocaría que la musculatura trabajara de manera inadecuada y generaría otra serie de patologías. Por tanto, debe ser ajustado al pie, y en caso de que fuera necesario, se deben emplear plantillas adecuadas para que el pie esté lo más cómodo.

2. Evitar la sudoración.
En estos meses de mayor frío se debe buscar calcetines que mantengan el pie caliente, pero deben a su vez ser transpirables, para evitar la sudoración. Por ello, es recomendable usar tejidos de algodón o lana, además de cambiar con frecuencia dicha prenda.

3. Fuentes de calor.
Ante las bajas temperaturas se busca conseguir rápidamente recuperar el calor en el cuerpo y para ello las personas emplean estufas o métodos de calefacción. Unos dispositivos, que en algunas ocasiones son empleados por algunas personas para calentar directamente los pies. Una acción, que es perjudicial para la salud, ya que provoca inflamación y con ello la aparición de sabañones.

4. Hidratación.
El agua es clave para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y para el mantenimiento de nuestra salud general. Lo que muchas personas desconocen es que tener una adecuada hidratación mejora el riego sanguíneo y evita que los pies se enfríen. Asimismo, el consumo de alcohol o del tabaco incrementa la deshidratación de la epidermis y reduce la circulación sanguínea.

No obstante, pese a tomar dichas medidas, el propio cambio de calzado y la adaptación al mismo genera llegas y rozaduras que tiene sencilla solución. Así, en nuestra Farmacia contamos con una amplia variedad de apósitos para este tipo de problemas, al igual que cremas hidratantes que evitan la sequedad y grietas en el pie o plantillas y taloneras que se adaptan perfectamente al pie.

Asimismo, nuestros profesionales pueden atenderlo y resolver cualquier duda que tengan sobre las principales patologías del pie y los tratamientos más efectivos para cada caso. Farmacia Plaza de La Catedral se encuentra en la calle Juan de Vera, 2 en San Cristóbal de La Laguna, ciudad Patrimonio de la Humanidad.